Entrega de premios a los aprendices de Waelzholz

El mejor de su promoción

Berlín, 9 de diciembre de 2019. Una oleada de aplausos inunda el gran salón de celebraciones del Hotel Maritim cuando 206 jóvenes de toda la República Federal de Alemania suben al escenario. Son aprendices. O mejor dicho: lo eran. Acaban de aprobar el examen final de su curso de formación profesional. Y no con cualquier nota: son los mejores de Alemania. Entre ellos se encuentra Arne Bischoff, Mecánico de Procesos de Waelzholz.

Le encantan las cosas difíciles. Resolver problemas es su pasión. Esta curiosidad por comprender las cuestiones técnicas impregnaba todos los ámbitos de su formación. Con el siguiente resultado: en junio de 2019, Arne Bischoff aprobó su examen final en el curso de formación profesional “Mecánica de procesos en la industria metalúrgica y de productos semiacabados, especialidad en acero conformado” con la mejor nota a nivel nacional. El 9 de diciembre de 2019, fue premiado por su excelente rendimiento en la Entrega Nacional de Premios de la Asociación Alemana de Cámaras de Industria y Comercio (DIHK). Bischoff: «No me lo esperaba para nada. De repente, recibí un correo electrónico de nuestra dirección en el que me informaban de que había sacado la mejor nota a nivel nacional. No me lo podía creer. Incluso pude ir a Berlín para recibir el premio y subirme al escenario ante unos mil invitados».

Los mejores aprendices recibieron sus premios tras el discurso de la Ministra Federal de Educación, Anja Karlizcek. El Presidente de la DIHK, el Dr. Eric Schweitzer, no dejó pasar la oportunidad de felicitar individualmente a cada uno de los 206 galardonados en el escenario. «Fue una experiencia muy especial. El lugar y el ambiente eran muy festivos. Barbara Schöneberger amenizó toda la velada y mantuvo al público entretenido. Solo por esa noche, ha merecido la pena empollar», sonríe Bischoff.

En Berlín, los 206 mejores estudiantes del año recibieron sus premios. Entre ellos, el aprendiz de Waelzholz Arne Bischoff.

Una empresa, muchas perspectivas profesionales

La formación profesional que Arne Bischoff, de 22 años, eligió en Waelzholz, en Hagen, se llama ahora ingeniería de procesos. Esta especialización implica la comprensión de los procesos de producción en las líneas de laminación, corte y tratamiento térmico y la puesta a punto de las máquinas con precisión. Bischoff: «El núcleo de la formación es aprender cómo se comporta el metal durante la conformación, es decir, el laminado, y cómo hay que controlar las plantas de producción para que el material de acero adquiera las propiedades que el cliente ha pedido. Esto puede ser, por ejemplo, una determinada resistencia de tracción a la rotura». Además de la formación profesional en ingeniería de procesos, Waelzholz ofrece seis cursos más en las emplazamientos alemanas: electrónica, informática, administración industrial, mecánica industrial, análisis de materiales y mecanización por arranque de virutas. Además de las cualificaciones meramente técnicas, los jóvenes de Waelzholz aprenden los valores que siempre han caracterizado al equipo de Waelzholz: justicia y compañerismo, sentido de la responsabilidad y espíritu emprendedor, y también perseverancia. El Director de Formación Profesional Marco Luciani siempre está ahí para ayudar a los jóvenes profesionales de Waelzholz: «Buscamos jóvenes con ganas de aprender y de aplicar lo aprendido en la práctica. Tras completar su formación, pueden empezar con nosotros como operarios cualificados o asistentes administrativos, pero también pueden seguir desarrollando sus habilidades de diversas maneras. Ofrecemos un buen entorno de trabajo con un plan de formación estructurado y empleados comprometidos con los que los jóvenes pueden aprender. Todo esto, unido a la ambición que deben aportar los aprendices, crea una base sólida para un buen futuro profesional».

Arne Bischoff completó su programa de formación profesional en mecánica de procesos con los mejores resultados en toda Alemania.

 

Formación y promoción a nivel mundial

El ejemplo de Arne Bischoff también nos muestra las oportunidades que ofrece Waelzholz más allá del programa de educación cooperativa. Mientras completaba su formación, comenzó una carrera de grado a tiempo parcial para obtener una licenciatura en ingeniería mecánica. Luciani: «Damos mucha importancia a la formación continua y a la cualificación. Los cursos de técnico y experto se promueven tanto como los cursos de formación continua o los programas de formación superior». Muchos especialistas y directivos han aprendido en Waelzholz desde la base. Pero los candidatos con experiencia profesional también encuentran su lugar en la empresa. Luciani: «Esta combinación marca la diferencia. Nuestros empleados “de pura cepa” están profundamente arraigados en nuestra cultura corporativa y tienen los conocimientos necesarios para nuestros productos y sistemas. Los empleados cualificados que vienen de fuera aportan ideas frescas a la empresa. Los necesitamos tanto a unos como a otros para ofrecer el mejor servicio a nuestros clientes». Este interés por la promoción de jóvenes talentos se aplica a las sedes de Waelzholz de todo el mundo, aunque las directrices de formación profesional y continua puedan variar de un país a otro. «Ya sea en Asia, en Norteamérica, en Sudamérica o en Europa: al final del día, todos nuestros clientes quieren recibir productos y servicios con la mejor calidad Waelzholz, estén donde estén. Y, para ello, necesitamos empleadas y empleados con excelentes cualificaciones», afirma Marco Luciani. «Por eso nos alegra tanto el éxito de nuestro aprendiz». Todo el equipo de Waelzholz felicita a Arne Bischoff por su excelente rendimiento en el examen final de mecánica de procesos.